La intervención de terceras personas en el desarrollo de la mediación por Amparo Quintana

En la práctica de la mediación puede resultar oportuno valerse de terceros que contribuyan al buen desarrollo de la misma. Unas veces será porque el cumplimiento del acuerdo depende de ellos o porque su opinión deba tenerse en cuenta por los mediados para poder tomar la decisión más adecuada. En otras ocasiones, la incorporación de personas no partes servirá para mantener o restablecer el equilibrio de poder entre las partes. En cualquier caso, llevar a cabo esas incorporaciones no debe calificarse como algo contrario a las buenas prácticas, sino todo lo contrario, pues se trata de facilitar unos cauces e instrumentos dirigidos a la satisfacción de los intereses de todos los interesados.

Aquí podéis leer el artículo completo publicado en el número de junio de la Revista Iuris:

Artículo Completo